fbpx
was successfully added to your cart.

Cart

Por qué su plan de marketing está fallando en su negocio (y cómo solucionarlo)

No hay garantía del éxito de un plan de marketing. Afortunadamente, hay aspectos bajo su control que pueden hacer que sea más probable que obtenga los efectos deseados. El primer objetivo es averiguar por qué sus esfuerzos no están funcionando como se esperaba. Estas son algunas de las razones de falla que se ven con frecuencia y cómo solucionarlas:

 

1. No tiene una estrategia bien definida

 

El problema podría ser que los profesionales de marketing elaboraron el plan al azar en lugar de tomarse el tiempo para desarrollar una estrategia clara. No puede esperar que un plan de marketing dé sus frutos a menos que haya un método sólido y eficaz detrás de él.

Si el plan de marketing no tiene una buena estrategia, es hora de comenzar de cero y elegir los objetivos comerciales deseados. Ya sea que eso signifique vender más artículos o atraer un mayor porcentaje de clientes millennials, establezca metas y cúmplalas. A continuación, decida qué herramientas, canales o recursos utilizará para satisfacer esas aspiraciones.

Presentar los detalles de su plan de marketing de esta manera brinda a los miembros del equipo un camino a seguir, asegurando que todas sus acciones se conecten directamente con los resultados que ayudan a su negocio. Tener su estrategia en su lugar desde el principio también informa a los profesionales qué métricas deben rastrear para que puedan comparar los resultados de una campaña con sus expectativas.

 

2. No atrae a los clientes

 

Otro problema asociado con los planes de marketing fallidos es que no ofrecen suficiente atractivo para los clientes. Tal vez desee obtener más direcciones de correo electrónico de clientes potenciales y piense que la mejor manera de hacerlo es ofrecerles algo gratis. Esa es una conclusión válida. Sin embargo, sus clientes necesitan algo valioso a cambio de actuar. Si no perciben que hay algo útil para ellos, muchos ignorarán una campaña por completo.

Comience a abordar esta deficiencia observando datos para confirmar a qué incentivos respondieron las personas de manera más favorable en el pasado. Quizás las audiencias compuestas principalmente por empresarios prefirieron el acceso gratuito a un seminario web, mientras que era más probable que otro grupo proporcionara correos electrónicos si su empresa prometía obsequios físicos por hacerlo.

También puede asegurarse de que sus esfuerzos de marketing atiendan a los clientes escuchando sus comentarios. Quizás un gran porcentaje de personas dice que estaría más dispuesta a completar un formulario para una lista de correo electrónico y recibir una prueba gratuita si no hubiera tantos campos para completar. Tu audiencia tiene que estar de acuerdo en que cualquier cosa que les pidas vale la pena.

 

3. No aborda los puntos débiles de la audiencia

 

Además de convencer a los clientes de que su empresa les da algo valioso a cambio de conversiones, su empresa también debe parecer capaz de abordar algunas de las luchas que la audiencia enfrenta regularmente. Tener en cuenta estos puntos débiles en un plan de marketing es una forma práctica para que una empresa transmita que comprende a la audiencia y quiere facilitar las cosas.

De lo contrario, las personas tienen la impresión de que una marca no es relevante para ellos y creen que no vale la pena aprender más sobre las ofertas de una empresa. Llegar al corazón de los puntos débiles de una audiencia significa aprender lo que más les importa. Por ejemplo, una madre soltera que cría a un niño de 2 años puede tener puntos débiles relacionados con la escasez de dinero y tiempo, además de una sensación general de estar bajo demasiado estrés.

Cuando una empresa tiene como objetivo hablar con personas de ese grupo demográfico, podría llamar la atención sobre el valor monetario y la facilidad de uso de un producto, además de las formas en que la oferta hace la vida más cómoda. Los clientes potenciales deben concluir que hacer negocios con una empresa y participar en una campaña de marketing les hará la vida mejor de alguna manera. Si no se sienten así, probablemente no responderán a sus campañas de la manera deseada.

 

4. No incluye datos comerciales aplicables

 

Antes de que los datos estuvieran tan fácilmente disponibles, muchos profesionales de marketing confiaban en su instinto para ayudar a que los planes de marketing valieran la pena. No hay nada de malo en seguir confiando en esas cosas hasta cierto punto. Sin embargo, si su empresa tampoco tiene un plan respaldado por datos, esa es una razón probable de su fracaso.

Por ejemplo, un equipo de marketing puede decidir que Facebook es el mejor canal para llegar a un determinado grupo de edad. Eso podría ser cierto, pero ¿sus datos disponibles respaldan esa afirmación? En lugar de examinar la información y esperar ver ciertas conclusiones en ella, intente mantener la mente abierta y no avance con ninguna parte de su plan sin antes revisar los datos asociados.

También puede obtener información valiosa después de optimizar un mapa empresarial para los espectadores previstos. Por ejemplo, activar o desactivar capas según sea necesario ayuda a las personas a centrarse en aspectos particulares que podrían ayudarles a tomar decisiones más inteligentes para el plan de marketing. Del mismo modo, las secciones codificadas por colores de un mapa podrían revelar a qué áreas dirigirse en una próxima campaña.

 

5. No presenta metas realistas

 

Un punto anterior mencionó lo crucial que es que su plan de marketing tenga estrategias que se conecten con los objetivos comerciales. ¿Qué pasa si las cosas que desea lograr están demasiado lejos de su alcance? Otro problema podría ser que las personas no pueden alcanzar las metas porque los hitos no están lo suficientemente detallados. En ese caso, los empleados pueden tener varias interpretaciones de lo que significa que un plan de marketing tenga éxito o fracase.

Una solución que se implementa con frecuencia es crear objetivos INTELIGENTES. Esos son específicos, medibles, alcanzables, relevantes y de duración determinada. Si los profesionales del marketing se sienten confundidos acerca de cuáles son los objetivos, carecerán de claridad sobre si están progresando o no. Del mismo modo, si las esperanzas de un plan de marketing están tan claramente fuera de su alcance que los equipos saben que nunca podrán alcanzarlas, la moral se desplomará.

No basta con establecer una meta para aumentar las ventas. El objetivo de mejorar las ventas dentro de una categoría de producto en particular en un 10% en seis semanas es un mejor ejemplo porque crea el marco para el éxito. A continuación, su plan de marketing debe incluir información sobre las tácticas utilizadas para alcanzar el objetivo. Por ejemplo, el marketing por correo electrónico es el mejor método para atraer clientes potenciales de ventas y convertirlos en clientes potenciales. Sin embargo, es mejor obtener primero el permiso de los destinatarios.

 

6. No tiene suficientes recursos

 

Muchos planes de marketing fracasan por falta de recursos. El dinero a menudo viene a la mente como el recurso más necesario. Es vital, pero incluso un plan de marketing bien financiado podría convertirse en un fracaso si no hay suficientes miembros del equipo trabajando en él. Sin suficiente tiempo, talento y dinero dedicado a ello, es mucho más probable que una campaña de marketing termine en un fracaso.

El primer paso para solucionar este problema se refiere a mostrar la voluntad de reducir una campaña para adaptarla a los recursos disponibles o aumentarla después de invertir más en ella. Cuando los líderes de la empresa esperan que los equipos de marketing hagan milagros sin suficiente tiempo, dinero o ayuda para lograr esos objetivos, los empleados asociados podrían comenzar a albergar resentimiento. Algunos incluso pueden decidir buscar puestos en otros lugares.

Los responsables de la toma de decisiones también pueden tener una idea más clara del presupuesto de marketing requerido al observar campañas anteriores similares. ¿Qué aspectos de esos cuestan más y qué tan desafiante o sencillo fue mantenerlos en o por debajo de la cantidad asignada para gastos? Responder esas preguntas en función de los datos y la experiencia facilita que las personas tomen decisiones seguras y precisas sobre cómo proporcionar los recursos adecuados de cualquier tipo para mejorar la campaña.

 

Tomar medidas decisivas da resultados

 

Estas razones no son las únicas culpables de las campañas de marketing fallidas, pero se encuentran entre los problemas más comunes. En lugar de entrar en pánico y pensar lo peor sobre un plan de marketing vacilante, ahora tiene sugerencias prácticas para cambiar las cosas. Comprometerse a resolver un problema identificado es esencial para obtener mejores resultados a través de una serie de esfuerzos conscientes y colectivos.

Leave a Reply